Daiesu Tatami Lavender

Daiesu Tatami Lavender

GRADO-DE-ENAMORAMIENTO-TATAMICaracterísticas:

  • Marca: Daiesu
  • Tipo de cargador: Fular
  • Modelo: Tatami lavender
  • Colores: Lavanda y blanco
  • Composición: 100% algodón orgánico.
  • Gramaje: 320gr/mt²
  • Tipo de tejido: Jacquard
  • Talla: 4 (3.70 de largo por 70cm de ancho)
  • Empaque: Viene en una tote bag de tela de la marca Daiesu maravillosa y de gran resistencia que puedes usar para guardar tu fular cuando no lo uses o para cualquier otra cosa.

Tatami fue algo así como amor a primera vista, sabía que sería un fular para enamorarme y ¡sí que lo es!  Es uno de esos fulares pachoncitos que te hacen sentir que cargas como con una nube de algodón pero con la cualidad de ser muy fácil de manipular. Echa un vistazo a mi medidor de atributos y quizás entiendas porque se ha llevado el máximo de corazones en mi gráfica de enamoramiento.

medidor-de-atributos-tatami

Hablemos un poco sobre este asunto del “gramaje”, cuando se describen las características de un fular tejido (y de telas en general) se suele hablar sobre la técnica con la que fue tejido, sus medidas y el gramaje. El gramaje nos indica el peso del tejido pero ojo, no es el peso del fular como tal, sino que es el peso del tejido por metro cuadrado y es expresado en gramos, es una medida importante en el mundo de las telas para calcular cosas como los costos de traslado o incluso para definir los  procesos de costura a los que puede ser sometido. Este gramaje varía según el tipo de fibra con que se tejió, la técnica usada, tensión del tejido y demás así que podemos tener tejidos de distintos gramajes aunque sea el mismo material o se use la misma técnica.

Conocer el gramaje de un fular nos da una idea de su densidad o grosor, de cómo se siente cargar con él, que tan pachoncito o delgado es y de los nudos o acabados que podemos hacer con ellos. Hablo de ello porque Tatami está en el rango de los fulares de gramajes altos (más de 300 ya se considera “alto”),  si bien los hay de gramajes todavía más altos, Tatami es un fular denso, “pachoncito” como dije al principio  pero no por ello significa pesado y mucho menos caluroso.  “Caluroso” es una de las razones por las que muchos huyen de fulares con gramajes medios- altos y creo que es un mal entendimiento, un fular grueso no necesariamente es caluroso, si la tela retiene o no el calor depende más bien de la fibra como ya lo he dicho en otros artículos y de que tan domado esté, entre otras cosas. En este caso Tatami es transpirable como cualquier fular de algodón y es mega resistente.

Gracias a su densidad es un fular que carga super bien, puedes hacer nudos de una sola capa y aun cargando un toddler de 15 kilos sentirás muy buen soporte en el cuerpo y suavidad en tus hombros, cuando los kilos de tu peque empiezan a ser problema en tus hombros un fular como este viene a salvar tu día.

Es un fular que genera nudos abultados y no negaré que si requieres cierta experiencia manipulando fulares en este rango de gramajes en general, sin embargo ya viene suavizado, de hecho es muy muy suave desde que sale de su bolsa y me atrevo a decir que no requiere nada de doma, recorre muy bien al hacer pases y es muy sencillo de manipular para ser un fular de 320gr/mt2. Si nunca has usado fulares de gramaje alto es probable sientas que es difícil hacer un nudo con él o lo sientas muy abultado,  pero puedes usar un par de anillas en lugar de hacer nudoanillass y te olvidas del problema. El nudo que hice en las fotos más abajo es un canguro sencillo terminado con 1 sola anilla, no hay ningún nudo y sin embargo se siente muy bien sostenido y gracias al agarre del fular, no se resbala y nada se mueve de su lugar una vez terminado el amarre.

Ya muy a reserva de distintas opiniones diré que con los fulares de gramajes altos, aunque sean muy manipularlos, notarás que no todos los amarres son cómodos, por ejemplo aquellos nudos multicapas te harán sentir como con chaleco antibalas y probablemente acalorada, en mi opinión, no me imagino si quiera intentando un frankencarry o alguna variante similar con un fular grueso, sin embargo esa es la maravilla de los fulares gruesos, puedes hacer nudos de 1 sola capa o 2 máximo y sentirte muy bien y ventilada, todavía más si tu fular es corto, poca tela te será más que suficiente para hacer un amarre bien ajustadito y cómodo.

Me encantó su color, es natural, sutil, y tiene un ligero brillo difícil de capturar en la cámara. Amé su diseño, de hecho “Tatami” es  el nombre del tapiz acolchado sobre el cual se practican deportes como el karate y otras artes marciales, también es el nombre de las esteras tradicionalmente usadas en las casas japonesas, así que al ver su diseño me dan ganas de quitarme los zapatos y sentirme cómoda y super relax 😛  Ademas su textura es sedosa y suave, tiene muy buenos acabados y no parece propenso a jalones o cosas de este tipo.

En conclusión, es un fular que apapacha, que brinda buen soporte aunque cargues muchos kilos, es fácil de manipular por lo que igual puede usarse con un recién nacido, no temas por el grosor, suena a mucho pero en vivo es difícil distinguir la diferencia entre uno de este tipo y otro  de gramaje medio. Quizá te sientas limitada en variantes de amarres y acabados que puedas lograr, sin embargo tendrás la ventaja de hacer nudos rápidos y sencillos con muy buen soporte.

Daiesu es una marca originaria de Malasia, fabricada en la India, es importada para México por Nunusi y puedes adquirirlos en su tienda en línea.

Pollora Anteia black and withe.

Pollora Anteia black and withe.

GRADO-DE-ENAMORAMIENTOCaracterísticas:

  • Marca: Pollora
  • Tipo de cargador: Fular
  • Modelo: Anteia
  • Colores: blanco y negro
  • Composición: 100% algodón.
  • Gramaje: 210gr/mt²
  • Talla: 5 (4.20mts de largo por 70cm de ancho)
  • Empaque: Viene en una tote bag de la marca Pollora que puedes usar para transportar cualquier otra cosa
    también.

Gracias a Nunusi ha llegado a mis manos este precioso fular Pollora para probarlo por unos cuantos días. Mi hijo tiene casi 3 años, ya no es un bebé pero aún se deja cargar y sin duda pone a prueba cualquier cargador, es todo un reto llevar cómodamente casi 15 kilos en mi espalda por más de 1 hora y puedo decir que “Anteia” cumple todas mis expectativas. Si te interesa un resumen rápido echa un vistazo al medidor de atributos que dejo aquí:

medidor-de-atributos-Pollora

Debo confesar que cuando lo tuve en mis manos por primera vez creí que no sentiría buen soporte pues noté que tiene cierta elongación extra al bies, es mínima, algunos tejidos otorgan elongación extra dependiendo la tensión con que se haya tejido por ejemplo y todos los fulares estiran un poco al bies (en diagonal) al igual que todas las telas en general, pero éste sin duda tiene una pizca más que otros fulares de algodón que he probado, pensé que sería difícil de tensar debido a ello o que sentiría cierto rebote al usarlo pero apenas inicié el primer amarre me di cuenta de lo equivocada que estaba, ¡resulta ser todo lo contrario!. Esa elasticidad, o mejor dicho, flexibilidad del tejido, lo hace amoldarse muy cómodamente al cuerpo tanto de quien carga como al del bebé, sus 70cm de ancho se sienten más que suficientes para dar amplio soporte en la espalda de mi hijo que ya mide 95.5cm de altura. Probé distintos amarres, por ejemplo un canguro sencillo con el que pude notar su resistencia, es un fular de gramaje medio-bajo pero no se encaja para nada, incluso con una sola capa, claro que se siente mucho mejor soporte al hacer nudos multi capa.

El nudo de las fotos más abajo se llama “taiwanese carry”, un nudo de triple capa que transfiere el peso de los hombros hacia el pecho, es nudo comodísimo que requiere de varios pases, con él me di cuenta que no es un fular que deslice super fácil, quizá se deba a que le falta un poco de doma (o suavizado), es probable que requiera un par de usadas más para asentar las fibras y volverlo más manejable, tampoco es que se atore al deslizar, simplemente requiere cuidado al tensar para asegurar que no queden flojos por ahí escondidos.

Revisando a detalle cada sección del fular se nota la calidad del mismo, todo está muy bien acabado, sus costuras están cosidas una hacia “al derecho” y otra hacia “el revés” de la tela lo que ayuda a diferenciar los rieles superior e inferior al momento de tensar, sus puntas están reducidas solo lo necesario para facilitar los nudos al final, el tejido no presenta irregularidades de ningún tipo y no parece propenso a jalones ni cosas por el estilo,  quizá lo único que me dejo “deseando más” sería el middle marker, es bello y sutil pero de pronto es difícil de encontrar de tan pequeño, me gustaría que fuera un poco más perceptible a primera vista aunque al mismo tiempo creo que es parte de la personalidad de la marca.

El tejido es ligeramente abierto, eso le da la flexibilidad pero también lo hace muy transpirable, yo vivo en la costa del país, a 2 horas de la playa, por acá el clima es bastante húmedo y nos sentimos muy cómodos usando a Anteia, no nos acaloramos nada incluso con el nudo taiwanese de 3 capas.

En conclusión es un fular que brinda muy buen soporte, de manejabilidad media si está nuevo pero nada que un poco de doma no mejore, a mi hijo y a mi nos ha gustado mucho en todos los sentidos y sin duda me gustaría tener uno dentro de mi colección.

Dejo algunas fotos.

¿Te interesa adquirir un Pollora? En México puedes encontrarlos con nuestros amigos de Nunusi a través de su tienda en línea, este modelo en especial aún no sale a la venta, pero ¡puedes estar pendiente de su lanzamiento!

 

Porteo: Los bebés necesitan ser cargados.

Porteo: Los bebés necesitan ser cargados.

Creo que lo primero antes de ahondar en otros temas es explicar ¿qué es el porteo? y ¿porqué es necesario?. La palabra “portear” significa trasladar un objeto de un lugar a otro por un “porte” (precio) convenido1 , pero llevado al contexto de bebés yo tengo mi propia definición: Read more